DAILY BIBLE READING
Read today's >

Today’s Story for the Young
Adam & Eve: Walk with God in the Garden >

Capítulo 32: «¿Conferencias?» «¿Conciertos?»

16/12/1990

Ahora bien, no te atrevas a leer este capítulo sin leer todo lo que le precede, ¡realmente te perderás el significado que le doy si no entiendes los «por qué» y las alternativas! Pero una vez más la pregunta clave es: «¿Es Jesús verdaderamente la Cabeza, o no?».

Dejémoslo ser. No más «carne en el desfile» con mínima responsabilidad. Así es como muchos músicos y predicadores de renombre se han metido en serios problemas. Es Su IGLESIA («Ekklesia», «comunidad»), no individuos talentosos o incluso dedicados, contra los que las puertas del Infierno no pueden prevalecer. Es Su IGLESIA («comunidad») que es el «Pilar y Fundamento de la Verdad». Es Su IGLESIA la que «da a conocer la multiforme sabiduría de Dios a los principados y potestades». «¡Cristo en USTEDES (plural), la Esperanza de GLORIA!».

En lugar de carteles de «conciertos» con meros nombres y caras de hombres anunciándose, y el horror de la firma de «autógrafos», ¡mejor pensemos en volver al Camino de Dios (a cómo la Iglesia vuelve a ser realmente la Iglesia)! Un don que se expresa extra localmente y que es probable que debería empezar así: el dotado ofrece su vida, su servicio como un «doulos» (un esclavo, un cristiano normal), en las pequeñas cosas prácticas (Lc. 16:10-12) a la Iglesia de su ciudad de la que forma parte. Llega a ser conocido como alguien «de buena reputación»; está emanando la Vida de Jesús y llevando Su Fruto. A través del curso de la vida normal, esa Iglesia invita a las Iglesias de otras comunidades circundantes a reunirse con ellos a veces. Y si este hermano probado «de buena reputación» tiene dones (musicales o de otro tipo) para compartir con el Cuerpo de Cristo en general, ¡lo hará, al igual que los demás! Si ese don es tal que sería un estímulo para la Iglesia en tierras lejanas, sin duda será enviado por la Iglesia (ver Hch. 13:1-4) junto con otros hombres dotados. Allí habrá una rendición de cuentas y una hermandad que desafiará el orgullo y las tentaciones que de otra manera eventualmente se afianzarían.

Hebreos 3:12-13

Mirad, hermanos, que no haya en ninguno de vosotros corazón malo de incredulidad para apartarse del Dios vivo; antes exhortaos los unos a los otros cada día, entre tanto que se dice: Hoy; para que ninguno de vosotros se endurezca por el engaño del pecado.

La tierra está sembrada de hombres muertos (o moribundos) que siguen cantando canciones y congregando multitudes, aunque sus vidas están llenas de pornografía, materialismo, mal genio, engreimiento y otros pecados impensables. (Esto está ocurriendo realmente entre músicos conocidos en este mismo momento). Los vendedores de música cristiana de todo el mundo cantan las mismas canciones en el mismo orden con las mismas intros, entremezclando canciones con las mismas historias conmovedoras refritas y comentarios y chistes espirituales ya enlatados… ciudad tras ciudad.

Espero que no todos sean así. Y por lo regular no empezaron así.

Al principio, era un hombre que quería expresar su don a Dios y a sus hermanos y hermanas, y la «Iglesia» de la que formaba parte no pudo construir o utilizar ese don debido a su fundamento inadecuado. Fue olvidado o ridiculizado o apagado o explotado. Entonces fue animado por sus amigos a «intentarlo» en la industria de la música; a tener su propio «ministerio». (¿Te imaginas «Jesus of Nazareth Ministries» pintado en el costado de la barca de pesca en la que Jesús cruzó Galilea? ¿O un «ministerio de radio» introducido por el equivalente de «¡Aquí está Jesús!»? ¿O «Ministerios Saulo de Tarso», con un bonito logotipo, estampado en las tarjetas de visita que distribuía Pablo?).

En un tiempo, un hombre honesto y humilde ofrecía a su Familia las oraciones, alabanzas y ánimos que Dios había puesto en su corazón. Pero de alguna manera, poco a poco, se fue convirtiendo en una actuación y en una forma de ganarse la vida. Ya no era un hermano que alentaba cantando, sino «un artista del canto».

Solía decir antes de cantar una determinada canción:

«Por favor, escucha la letra de esta canción: ¡tienes que unirte a mí en esta oración a nuestro Padre!».

Ahora, en una expresión no necesariamente tan sutil de letargo espiritual y «actuación», antes de cantar la misma canción, es:

«¡Escribí esta canción antes de que me salieran canas!». (y «el público» ríe.)

La dureza de corazón y la conformidad mundana se instalarán, incluso en los más comprometidos, cuando el «don» que llevan no rebose de la Vida de la Iglesia local. ¡No tiene por qué ser así! La erosión ocurrirá cuando los Caminos de Dios se pierdan en la confusión, o sean ignorados, y el «ministerio» se convierta en una entidad independiente que «usa» a la iglesia local o a un consejo consultivo como sustituto de la responsabilidad diaria ante el Pueblo de Dios en Su Iglesia. Un hombre, o una mujer, en una situación tan desarticulada e individualista a menudo encontrará mucho trauma mientras sus matrimonios e hijos sufren innecesariamente. Se encontrarán yendo a escuchar «sermones» con el fin de encontrar inspiración para nuevas canciones, más que para que sus vidas cambien. Todo esto es innecesariamente trágico. ¡Hay un camino mejor!

En lugar de un «concierto» en una ciudad encabezado por un simple hombre, ¿qué pasaría si, como en el primer siglo, un equipo de hombres con los dones de Efesios 4:11 viajaran juntos de ciudad en ciudad como Dios lo ordenó? En medio de esos hombres había uno posiblemente con un don de música que claramente (al igual que los otros que viajaban con él con diferentes dones) iba a ser un don para todo el Cuerpo de Cristo, en lugar de un don solo para la «Iglesia local». Todos esos hombres, al llegar a una ciudad, ofrecen sus dones en el contexto del tejido cotidiano de la Iglesia local visible que hay en esa ciudad.

En lugar del habitual cartel de concierto, en el contexto de Vida, ese cartel podría decir:


Es probable que el Pueblo de Dios, en el Poder del Espíritu Santo,
se reúna en masa en el Pabellón Eagle Creek
el próximo jueves por la noche después de la cena.

Como siempre, ¡veremos juntos cómo Dios nos lleva
a Celebrar Su Bondad!

Y algunos hombres de Dios dotados de confianza de Bucarest
y Miami, portadores de Luz, Justicia, Amor
y Dones del Cielo en sus diversas formas, se
unirán a nosotros, si el Señor quiere.

Es posible que Dios los utilice también entre nosotros.
No dejes de correr la voz entre las reuniones de creyentes de las que formes parte
de aquí a entonces
y, por supuesto, ¡también entre los no
creyentes que conozcas!

¡Oh, la integridad y la seguridad de algo así! En nuestras maneras mundanas de los siglos XX y XXI, si una «estrella» se quedara viendo pornografía y complaciera su carne en la suite del hotel la noche antes de un concierto, ¿quién lo sabría?100 Y, (gracias, P.T. Barnum) «¡El Espectáculo Debe Continuar!». ¿Qué conciertos conoces (una vez que el nombre ha llegado a las listas de éxitos) que hayan sido cancelados porque el hombre o la mujer sabían que estaban fuera de la comunión con el Espíritu y sería hipócrita fingir?

El impulso detrás de nuestra manera mundana de tener religión y «ministerio» es tremendo. «¡El auditorio ya está alquilado!». «El contrato de televisión no nos permite echarnos para atrás… mejor nos ponemos las pilas y seguimos». «Pero tengo un contrato con esta editorial para escribir dos libros más en el próximo año…».

Estos, y una miríada de otros dilemas, nunca nos obligarían a correr delante de Dios (a desobedecerlo) si no hubiéramos mancillado tanto la Iglesia y la expresión de los dones en la Iglesia. Hemos entremezclado audazmente principios mundanos y de la farándula musical con lo Divino. Eso no es bueno. Deshagámonos de lo viejo y adoptemos el Camino de Dios, que es mucho mejor.

¿Qué hay de las «Conferencias»? ¿Talleres, conferencias, seminarios, reuniones de avivamiento, reuniones evangélicas…? ¿Es posible que se reúnan Creyentes de diferentes ciudades? ¡Por supuesto! ¡Cuantos más mejor!

Entonces, ¿cómo funcionaría algo así?

Seguramente ya te habrás dado cuenta de que no se trata de unas cuantas «estrellas» elegidas con un año de antelación, que vuelan a la ciudad (a menudo en primera clase), se instalan en el Hyatt Regency y pronuncian uno o dos discursos sobre un tema predeterminado y hábilmente con un título. A continuación, para continuar con la descripción demasiado exacta de la norma, se suben a sus caballos alados y salen de la ciudad al galope, para no volver a ser vistos hasta el siguiente gran espectáculo. (Mientras tanto, ¿quiénes son realmente? ¿Es su vida la «demostración del Poder del Espíritu»? Nunca lo sabrás. Y si no, ¿qué importa lo que digan)? ¿Será ese el camino de Jesús? ¿Es eso lo que hicieron Pedro, Juan, Pablo y otros hombres de Dios que conocieron a Jesús? Desde luego que no. Y esa es una razón de peso por la que miles de asistentes a conferencias nunca manifiestan realmente la santidad, el amor y el poder de Dios en sus propias vidas, por muchas conferencias o talleres a los que peregrinen. Año tras año, la pobreza espiritual arrasa sus vidas personales, sus familias y sus Iglesias. ¿Por qué?

¿Qué tiene de malo el modo de las actividades religiosas de hoy en día, que incluye a «expertos», «estrellas», «autores» y «oradores y artistas invitados especiales» cristianos? Esto es un poco difícil de expresar, pero ten paciencia conmigo por un momento. Dios nunca prometió transformar vidas a través de cosas que se proyectan desde un escenario a una «audiencia». Jesús, la Piedra de Rosetta, la Llave de Traducción del Corazón del Padre, no era así.

La manera de Dios de transformar vidas es esta:

2 Corintios 4:7

«Pero tenemos este tesoro en vasos de barro, para que la excelencia del poder sea de Dios y no de nosotros».

2 Corintios 3:3

«[ES] manifiesto que sois carta de Cristo, expedida por nosotros, escrita no con tinta, sino con el Espíritu del Dios vivo; no en tablas de piedra, sino en tablas de carne del corazón».

1 Tesalonicenses 2:7-13

«Antes fuimos tiernos entre vosotros, como la nodriza que cuida con ternura a sus propios hijos. Tan grande es nuestro afecto por vosotros, que hubiéramos querido entregaros no solo el evangelio de Dios, sino también nuestras propias vidas; porque habéis llegado a sernos muy queridos. Porque os acordáis, hermanos, de nuestro trabajo y fatiga; cómo trabajando de noche y de día, para no ser gravosos a ninguno de vosotros, os predicamos el evangelio de Dios. Vosotros sois testigos, y Dios también, de cuán santa, justa e irreprensiblemente nos comportamos con vosotros los creyentes; así como también sabéis de qué modo, como el padre a sus hijos, exhortábamos y consolábamos a cada uno de vosotros, y os encargábamos que anduvieseis como es digno de Dios, que os llamó a su reino y gloria. Por lo cual también nosotros sin cesar damos gracias a Dios, de que cuando recibisteis la palabra de Dios que oísteis de nosotros, la recibisteis no como palabra de hombres, sino según es en verdad, la palabra de Dios, la cual actúa en vosotros los creyentes.

Las Buenas Nuevas de Jesús y de Su Cuerpo en la tierra fue, y es, llevada en el contexto de la VIDA, no en discursos o representaciones. Pablo se comparó a sí mismo con una madre, un hermano y un padre. ¿Puso tu madre a la familia en filas y columnas y te dio discursos? Las familias no crecen en el tubo de ensayo de una clase. Caminan juntas. «Considera ese campo de allá…».

Así vivió nuestro Señor con ellos… y los cambió. «Es lo mismo ahora».

Lucas 22:27

«Porque, ¿cuál es mayor, el que se sienta a la mesa, o el que sirve? ¿No es el que se sienta a la mesa? Mas yo estoy entre vosotros como el que sirve».

Marcos 3:14

«Y estableció a doce, para que estuviesen con él, y para enviarlos a predicar».

Juan 1:4, 14

«Y la Vida era la luz de los hombres… Y aquel Verbo fue hecho carne, y habitó entre nosotros (y vimos su gloria…)».

Los dones de Dios no se entregan desde detrás de un púlpito o desde un escenario. Están «en medio de nosotros». Sus «vidas» traen la Luz. Se expresan «entre nosotros», no como conferenciantes ambulantes y héroes de la teología profunda.

¿Cuáles son las alternativas? ¿Cómo podemos aprovechar los dones del Cuerpo de Cristo a nivel de varias ciudades? Una vez más, mi deseo es provocarte para que persigas a la Cabeza, Jesús mismo, no para que corras detrás de trucos, nuevos o viejos. Por esa razón, y porque todavía estoy aprendiendo, no voy a darte mucho. Pero aquí hay un pensamiento por el cual orar cuidadosamente, como una semilla para el futuro, cuando Dios derrame Su Luz y Esplendor:

Queridos santos. Algunos hombres probados y fructíferos
estarán en nuestra ciudad por el tiempo que Dios dirija.
Estos hombres han pateado los dientes de Satanás
en ciudades de todo el mundo.

Corran la voz entre las distintas reuniones de toda la iglesia que

a lo largo de la próxima semana sucederán a diario para estar juntos

(a todos los que puedan llegar),
y a partir del próximo jueves… ¡y quién sabe hasta cuándo!

Sin duda, muchos de ustedes verán

manifestaciones de piedad en las

carreteras y caminos y de casa en casa

mientras estos hombres están entre nosotros para mostrarnos el amor y el lavatorio de Dios
¡Busca «equiparte» (Ef. 4:11-17)!

La «Cúpula» está reservada para nosotros,

a partir de las ocho de la mañana de cada día.

Ven después de haber considerado cómo podrías

«estimularnos unos a otros al amor y a las buenas obras».

Lleva tus regalos a las calles y a las reuniones,

y estos hermanos, como Dios manda, traerán la suya.

¡Celebremos juntos a Jesús y veamos qué pasa!

Imagina

Mirando al cielo negro

¿Por qué parpadean esas luces?

¿Y si son pisadas en el suelo del cielo

Creando estrellas titilantes

Quiero ser como un niño

Libre de esta lógica

Y «las cosas como son»

Por Su Espíritu Él nos ha liberado

Para vivir como si estuviéramos locos

En el Hijo

Toma tu mente

Libérala

Imagina y sueña conmigo

Déjalo vagar

Mientras oramos

Imagina

Es hora de captar el sueño de nuestro Dios

Sujétalo fuerte

Nunca lo dejes ir

Creciendo de padres a jóvenes

Viento del Cielo

Deja que sople

No puedo dejar de imaginar

Veamos qué puede pasar

Mientras perseguimos Su sueño

Creemos en lo invisible

Woah, woah

Toma tu mente

Libérala

Imagina y sueña conmigo

Déjalo vagar

Mientras oramos

Imagina

—Jamelyn, Lauren, Peter, Jere

ENDNOTES

100 Al igual que en el circuito del televangelismo, es de dominio público en la «industria» de la música cristiana que muchas canciones poderosas escritas e «interpretadas» en la última década han sido escritas por quienes practican la inmoralidad en diversas formas. Incluso las portadas de los álbumes de muchos de los artistas cristianos más populares están adornadas con fotografías tomadas por un hombre conocido (por los propios artistas) por ser un gurú ocultista. Pregunta personalmente a tu artista favorito si no es consciente de esto, o incluso de la utilización de tales hombres impíos para promover su música. «¡Hermanos, no debe ser así!». Por Su Gracia, ¡todo puede cambiar!

 

lavidadecristo.com
Español Languages icon
 Share icon